Reader Comments

El Régimen Económico De Participación.

by Agerskov Knight (2018-05-01)

 |  Post Reply

La Liquidación Económico Matrimonial y el Reparto de Bienes consiste en repartir los bienes entre los cónyuges, modificando la propiedad de exactamente los mismos, pasando de ser propiedad del matrimonio a propiedad individual de cada uno de ellos de los ex--cónyuges, atribuyéndose y compensándose recíprocamente a razón del avalúo del patrimonio, o sea, contabilizando el valor de los bienes. Es el régimen menos usado en España, puesto que es demasiado nuevo y complejo en nuestro ordenamiento. Las capitulaciones maritales se acuerdan ante notario y se deben anotar en el Registro Civil al lado de la inscripción de matrimonio. Quedan anulados los permisos y los poderes que cualquiera de las y los cónyuges hubiere otorgado a favor del otro o bien otra. Divorcios En Oviedo los artículos mil trescientos quince a 1444 del Código Civil español , está contemplado todo lo que respecta al Régimen Económico Marital, a su disolución y a su liquidación. Los juristas están acostumbrados a utilizar el régimen de gananciales y se encuentran más cómodos con lo que conocen y se resisten a aceptar una regulación diferente.

Y sostiene, sobre todo tras la propuesta franco-alemana, que una posible armonización de los regímenes económicos matrimoniales en Europa tendrá como punto de inicio el renovado régimen económico matrimonial de participación en ganancias convenido entre Francia y Alemania y que entró en vigor el día 1 de mayo de 2013.

Asimismo desde la perspectiva de la solidaridad conyugal, de compartir el máximo el destino del otro en el plano económico, el régimen de participación es más perfecto que el de gananciales, en tanto que pone en valor los conceptos de pérdidas y ganancias por cuanto toma en consideración el incremento minoración del patrimonio individual de cada uno de los cónyuges, es decir tiene presente las plusvalía la minusvalía de los bienes privativos de cada cónyuge.

Estas acciones de impugnación caducarán a los 2 años de extinguido el régimen de participación y no se van a dar contra los adquirentes a título oneroso y de buena fe. Desde el punto de vista jurídico, el Régimen Económico Marital se puede delimitar como el conjunto de reglas que regulan las relaciones económicas entre los cónyuges y entre éstos y terceras personas mientras que dura el matrimonio. El Régimen de Participación trata de asociar a los beneficios del de Separación de recursos, la independencia de los cónyuges, con las del de Gananciales, la solidaridad económica entre ellos, y compensación al trabajo prestado en el hogar. Desde el punto de vista de la solidaridad conyugal la participación en las diferencias de ganancias conseguidas por cada uno de los cónyuges, asimismo resulta provechoso.

En una compensación que puede reconocerse a favor del cónyuge que a lo largo de la vida marital se haya dedicado al cuidado de la familia y al trabajo de la casa, siempre y cuando el régimen económico vigente en el matrimonio sea el de separación de bienes.

Al Régimen de Participación se le considera demasiado complejo, y es esta la primordial complicación por la que es usado poquísimo en la práctica. En cambio si el demandante está casado en régimen de separación de recursos solo podrá cobrarse al esposo deudor de sus bienes particulares y nunca de los de su cónyuge. Se podría decir que a lo largo de la vigencia del régimen de participación se funciona como un régimen de separación de bienes. El matrimonio surtirá todos y cada uno de los efectos jurídicos desde su celebración y ha de ser inscrito en el Registro del Estado Civil de las Personas”.

A consecuencia de la ratificación del Pacto, además de los distintos regímenes económicos maritales de derecho interno propio al derecho marital francés y alemán, se ha introducido, con carácter de ordenamiento común en ambas legislaciones, un nuevo régimen eco-nómico marital opcional que puede ser adoptado en especial por los cónyuges a los que la ley aplicable al matrimonio sea la de un Estado contratante.

Es el régimen económico conyugal más empleado en España, en este sentido es el régimen supletorio en caso de que los cónyuges no hayan detallado su régimen económico, aunque existen en determinadas vecindades civiles de España que el régimen por defecto es el de separación de bienes indicado en sus legislaciones Civiles Forales.

Si los cónyuges tienen hijos y han decidido que uno de ellos continúe al cuidado de los hijos, el régimen a seleccionar sería el de sociedad de gananciales por el hecho de que de lo contrario, el cónyuge que percibe ingresos verá acrecentar su patrimonio en menoscabo del otro, situación que asimismo ocurre cuando uno de los cónyuges decide reducir su jornada no mejorar en su carrera profesional por dedicarse al cuidado de los niños, sencillamente por favorecer el desarrollo profesional del otro esposo.

Add comment